EXPOSICIÓN. Comisariada por Rodrigo Gómez Jiménez ‘Azul, más allá del color’, es el título también de la exposición que se presenta en esta edición sobre la figura de Rubén Darío . La muestra inicia su recorrido a través de una selección de documentos, fotografías familiares, correspondencia, poemas autógrafos y tarjetas postales del epistolario personal que mantuvo con Francisca Sánchez.

La exposición inicia su recorrido a través de una selección de documentos, fotografías familiares, correspondencia, poemas autógrafos y tarjetas postales del epistolario personal que mantuvo con Francisca Sánchez. En esta correspondencia se desvelan los detalles más personales de Rubén Darío, los viajes y la relación con Francisca Sánchez.

Completa el recorrido el epistolario que Darío mantuvo con la intelectualidad del momento, destacados poetas como Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y Amado Nervo junto con una selección de fotografías y dibujos pertenecientes al archivo personal de Rubén Darío de la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid , La Fundación Pintor Enrique Ochoa, la Fundación Zenobia Juan Ramón Jiménez, Biblioteca de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y colecciones particulares.

Cierra la exposición la obra de siete artistas contemporáneos, Clara Isabel Arribas Cerezo, Gloria García Lorca, Juan Antonio Gil Segovia, Rafael Gómez Benito, Alejandro Gorafe, José Luis Pajares y Jesús Velayos, se unen a una temática común, el color AZUL.

El Archivo personal de Rubén Darío de la Universidad Complutense de Madrid

La Universidad Complutense de Madrid es, desde hace décadas y gracias a la generosidad de su familia, la depositaria del Archivo Personal de Rubén Darío. Formado por unos 5.200 documentos relativos a su ámbito personal y familiar y a sus actividades como escritor, periodista y diplomático, constituye una excepcional colección documental, lo que hace de él el mayor archivo de fondos del poeta nicaragüense y el más relevante de entre los archivos darianos conservados en otros países. Un auténtico tesoro.

Tras el fallecimiento de Darío, en febrero de 1916, la abulense Francisca Sánchez del Pozo (1874-1963), compañera del poeta desde 1899 y heredera de sus bienes, quedó en poder de los “papeles del poeta” que custodió con esmero en un baúl en su hogar de Navalsaúz (Ávila) hasta 1956, cuando decidió donarlos al Ministerio Español de Educación Nacional. El archivo fue depositado posteriormente en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid, donde permaneció hasta el año 2008, fecha en la que ingresó en la Biblioteca Histórica[1] de la Universidad Complutense de Madrid, institución que actualmente alberga y da servicio público al Archivo Rubén Darío.

Siendo la misión de la Biblioteca la conservación, salvaguarda y difusión del Patrimonio Bibliográfico de especial protección, y especialmente en este año 2016 en el que se celebra el centenario del fallecimiento de Rubén Darío, la Biblioteca ha querido sumarse a este homenaje dariano prestando una selección de documentos procedentes del Archivo Personal de Rubén Darío: fotografías de su entorno más familiar, cartas y tarjetas postales del epistolario íntimo con Francisca Sánchez, poemas autógrafos…, que permitan una mejor comprensión no sólo del gran poeta que Darío fue sino también del hombre, Rubén, en su entorno más personal y familiar.

Aurora Díez Baños
Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid

Enrique Ochoa

El pintor, artista y humanista Enrique Ochoa (1891-1978) destacó precisamente por su trabajo como ilustrador de las Obras Completas de Rubén Darío y una edición especial de  “El Quijote”. Desde sus inicios, Ochoa se caracterizó como un retratista excepcional en el contexto del primer cuarto del siglo XX, destacando también por su magistral técnica del dibujo como ilustrador de libros o de las principales revistas de la época como “Por esos Mundos”, “La Esfera”, “Nuevo Mundo”, “Mundo Latino”, “Estampa” o “Blanco y Negro”.

Como señala José Estévez, Presidente de la Fundación Pintor Enrique Ochoa, “Ochoa instalado en Madrid coincide con Rubén Darío y participa activamente en la vida artística y cultural de las vanguardias artísticas. Inmerso en la bohemia de la capital, Ochoa comienza a destacar como abanderado del modernismo y el art decó e inicia su etapa como ilustrador de numerosas publicaciones de la época como con las que colabora ininterrumpidamente entre 1917 y 1931”. En estos años, entabla amistad con Andrés Segovia, Lasso de la Vega, Jacinto Benavente, Ramón Gómez de la Serna o José Bergamín. También Enrique Ochoa comienza a ser popular por la ilustración de numerosas novelas cortas y otras piezas literarias.

Cabe destacar que Rubén Darío viaja en 1913 a Mallorca y se aloja en al Cartuja de Valldemosa, la misma en la que llegó a estar Federic Chopin y George Sand y en la que entre 1940 y 1949, Ochoa se recluye en la celda número 4. En este lugar místico Ochoa crea su “Plástica Musical” dónde plasma las imágenes que le sugerían las composiciones musicales principalmente de Chopin pero también de los grandes maestros como Beethoven, Debussy, Bach, Albéniz o Falla, entre otros.


Enrique Ochoa - Perfil de mujer, 1934 - Col. Fundación Pintor Enrique Ochoa

Enrique Ochoa
Perfil de mujer, 1934
Col. Fundación Pintor Enrique Ochoa

Clara Isabel Arribas  Cerezo Azul

Clara Isabel Arribas
Cerezo Azul

Juan A. Gil Segovia Sin titulo (azul)

Juan A. Gil Segovia
Sin titulo (azul)

Gloria García Lorca Pared pequena

Gloria García Lorca
Pared pequeña

Rafael Gómez Benito Equipaje azul

Rafael Gómez Benito
Equipaje azul

Alejandro Gorafe Espiral azul

Alejandro Gorafe
Espiral azul

JoséLuis Pajares Destejiendo azul, 2011

Jose Luis Pajares
Destejiendo azul, 2011

Jesús Velayos Azul, jardin azul

Jesús Velayos
Azul, jardín azul